Nuestra salud mental se beneficia cuando tenemos mascotas


Una mascota siempre será la ideal, pues nos brindan cariño, no juzgan, no nos cuestionan ni se ríen de nosotros. Además, no nos discriminan debido a nuestro aspecto físico o por los errores que posiblemente hemos cometido. Algunos de los beneficios en concretos que varios expertos como pedro luis cobiella aseguran que estos pueden tener sobre la salud y el bienestar mental son:

Evitan la aparición del sentimiento de soledad

Cuando tenemos una mascota en casa, nos ayuda a sentirnos más seguros y protegidos. También es posible que  nos ayude a evitar diversos estados mentales como la depresión por un sentimiento de soledad, ya que su compañía nos estimula al contacto físico y la comunicación.

Nos alivian de la depresión

Cuando una persona se encuentra deprimida no siente deseo de relacionarse. Pero si esta mantiene un vínculo con alguna mascota, entonces encuentra un motivo con el que levantarse de la cama. 

Se incrementa el sentimiento de felicidad

Para quien tiene una mascota, compartir un rato de juegos, hace que se experimente un incremento de la oxitocina, se estimula la producción de serotonina y la dopamina, situación que disminuye la producción del cortisol. Todas estas son hormonas que ayudan a disminuir los niveles de estrés y además resultan un excelente antídoto contra la depresión.

Reducen el estrés

De acuerdo a los estudios tener una mascota y acariciarla de forma frecuente, ayuda con la reducción de sentimientos como el estrés, ansiedad y depresión. Por lo que resulta aconsejable acariciar, jugar, pasear e incluso hablar con nuestras mascotas a fin de despejar la mente y sentir gran bienestar.

Aumentamos nuestro sentido de la responsabilidad

Una mascota nos hace directamente responsables de su cuidado, por lo que nos enseñan a plantearnos de otra manera las prioridades. Y es que, aparte de ser un compañero de juegos para los niños, crecer con una mascota es la mejor oportunidad de enseñarles a ser responsables y a respetar a los animales. 

Ayudan a mejorar la vida social

Cuando salimos a pasear nuestra mascota, tenemos la posibilidad de conocer personas ya que en los parques pueden formarse corrillos de dueños de perros que coinciden, desconocidos que quizás se acercan a acariciar a un cachorro o pueden surgir conversaciones sobre anécdotas o el cuidado de sus mascotas.

Nos ayudan a reforzar la autoestima

Cuando tenemos una mascota, es posible que nuestra autoestima sea mayor, esta es una conclusión a la que llegaron los científicos de las universidades de Miami y Saint Louis. Donde además se ha observado también que niños que presentan alguna dificultad para leer en voz alta, lo pueden hacer delante de su mascota lo que refuerza su seguridad y confianza en sí mismos, pues sus mascotas no se reirán de ellos si se equivocan. 

Recordemos que uno de los rasgos más importantes que puede brindarnos una mascota es el amor puro y verdadero, pues las mascotas siempre van a amar a sus dueños de una manera incondicional. A ellos no les importa si somos adinerados o no, de qué religión eres y menos el punto de vista político.