Yoga y Animales


Los seres humanos y las mascotas poseen una gran conexión que funciona como un lazo que los une, por ello cada vez son más los animal lovers que no temen mostrarle al mundo la relación que tienen con sus ángeles de cuatro patas. Actualmente ha iniciado una tendencia que une al yoga con los animales. Se trata de una técnica en la que los dueños realizan varias posiciones junto con sus mascotas lo que resultó toda una revolución que cada vez va ganando más seguidores. Ioga sabadell te ofrece clases de yoga para que puedas aprender y luego las pongas en práctica junto con tu canino o mascota, y no te arrepentirás.

El yoga con animales ha sido todo un boom, que ha radicalizado toda la industria, ya que es una forma muy simpática de conexión entre perros y amos. Todo comenzó con la historia de Pancino, un adorable chihuahua que se robó el corazón de todos después de salir en una publicación. Aunque este tipo de prácticas está cobrando fuerza actualmente, la verdad es que el doga data desde hace muchísimo tiempo, solo que no se le había sacado el provecho que este se merece.

Los ejercicios son realmente sencillos, muy similares a los que se realizan tradicionalmente, obviamente serán mucho más fáciles para los caninos, al punto que podrán seguirnos fácilmente el ritmo.

Mediante varios estudios se ha demostrado que el yoga tiene muchísimos beneficios tanto para los dueños como para las mascotas, pues los ayuda a relajarse y además los vuelve más ágiles a nivel mental, flexibles y obedientes. Los resultados luego de un tiempo practicándose son realmente sorprendentes. Estos ejercicios harán que el perro pueda aprender mucho más rápido y además ayuda a evitar el estrés por separación.

El doga, es una oportunidad maravillosa para conectarnos con nuestros peluditos, no tienes por qué dejarlos encerrados si puedes realizar estas actividades que a larga terminan por favorecer su salud y su relación con su entorno.

Cómo hacer yoga con tu perro

Obviamente tu perro no se levantará un dia listo para hacer yoga, este tipo de cosas no pasan, pero si lo educas para que te siga entonces él por sí solo acabará por entender las órdenes de forma correcta. Antes de comenzar la sesión, se debe procurar que el animal esté tranquilo sin nada de estrés, para lograr esto lo primero que debes hacer es tomar el perro y llevarlo a caminar sin limitaciones, que juegue, que corra, que abra huecos sin molestarlo, hay que dejarlo que se relaje.

Las primeras sesiones por lo general son solo ejercicios de unión entre ambos, en primera instancia no se obliga al animal a entender o a comenzar a ejecutar los movimientos. Todo esto hará que tu perro se sienta cada vez más cómodo contigo y con el ejercicio para que vaya comprendiendo la situación. Hacer que el animal se sienta cómodo y tenga confianza, esto es lo que asegura el éxito de las demás sesiones.

Obviamente habrá muchas posturas que no podrá ejecutar, pero esto no es un gran problema. También existen las diferencia entre hacer ejercicio con un perro grande y con otro de un tamaño más pequeño. Cuando trabajamos con razas como chihuahuas o similares, podremos hacer un sin fin de movimientos y hasta se podría trabajar con ellos sobre nosotros, pero la situación cambia cuando nos topamos con un golden o cualquier raza grande.